¡RECUERDA! DESDE EL 17 DE NOVIEMBRE AL 3 DE DICIEMBRE 2020

Mauricio González, co-fundador de LávameApp: “Encuentros como Conecta Pacífico permiten unir a los emprendedores con el ecosistema”

Por Sandra Rojas

En pleno año 2016, cuando aplicaciones móviles como Uber estaban en etapa de apogeo y crecimiento en Chile, Mauricio González y su socio Pablo Zúñiga se reunieron en un café a conversar sobre una idea innovadora: “crear un servicio de lavado de autos ecológico,  que hasta el momento solo se prestaba a oficinas en un modelo B2B, y  hacerlo a nivel escala para cualquier usuario, en su domicilio, en su trabajo, o donde sea, a través de una aplicación móvil”, explica Mauricio, quien participará como expositor de la charla “Internacionalización de Negocios: Acelerando el impacto mundial”, que se realizará este martes 17 de noviembre, en el marco del Encuentro Internacional Conecta Pacífico de la Dirección de Incubación y Negocios de la PUCV.

“Quisimos generar una alternativa dentro de estos servicios de última milla, con un toque de sustentabilidad y conciencia ecológica, eliminando el gasto de agua en el lavado de auto y cambiándolo por un lavado a mano, y con productos biodegradables”, agrega el fundador de LavameAPP, la aplicación móvil que, con la ayuda de la Incubadora de Negocios Chrysalis PUCV, ya ha superado las 60 mil descargas y se ha expandido a países como España, Argentina y Uruguay.

¿En qué momento decidieron que estaban preparados para dar el gran paso e internacionalizarse?

Para responder esta pregunta, me sumo a las palabras pronunciadas por el fundador de RocketPin en una charla realizada por Chrysalis, cuando yo le hice exactamente este mismo cuestionamiento. Su respuesta fue que no existen fórmulas mágicas, ni respuestas específicas, ya que eso no está en ningún manual. Por lo general, uno piensa en internacionalizarse cuando ha logrado consolidar el modelo de negocios en la región o en la ciudad en la que se está implementando.

Sin embargo, en base a mi experiencia, me he dado cuenta que la internacionalización no siempre va de la mano con copar un mercado o lograr cumplir todos los objetivos planteados en un 100 por ciento. Por lo mismo, invito a todo el mundo, que si su producto tiene o presenta rasgos de escalabilidad en otras regiones, en otros países, a que lo hagan, porque hay que dar ese paso, independiente de la etapa en que se encuentre.

Claramente si tu modelo de negocios ya está validado, o lo has validado a medida que vas creciendo en las ventas, vale la pena escalarlo de forma internacional y ver en qué otro mercado se puede replicar. En LávameApp, nosotros desarrollamos un modelo especial que nos permite adecuarnos a las distintas culturas donde se encuentra, pero siempre el común denominador es el mismo: facilitar el trabajo de forma ecológica, porque mantener el auto limpio resulta ser una de las actividades más molestas para el propietario.

¿Cómo ha sido esa experiencia de emprendimiento e internacionalización? y ¿Cuáles han sido las principales dificultades?

Las dificultades son siempre muchísimas. Emprender es difícil, ya que nadie apuesta por las ideas, existe muy poco capital de inversión y uno siempre tiene que demostrar que su producto tiene tracción, que genera ventas y que tiene cierto índice de crecimiento. Ahí recién se abren las puertas del Olimpo, pero antes todo el riesgo pasa por el emprendedor.

Pero creo que eso también es importante, porque he visto que los emprendimientos que logran avanzar e ir surgiendo son aquellos que se enfrentan a situaciones dolorosas, de invertir dinero propio, tiempo y sacrificar muchísimas cosas para lograr los objetivos paso a paso. Las dificultades siempre son gigantes, tienen que ver con el recurso humano, con la dependencia del tiempo frente a los distintos problemas que se van generando y todo lo que implica buscar esa escalabilidad.

Muchas veces uno pronostica un montón de situaciones; sin embargo, cuando comienzas a crecer y a escalar internacionalmente te das cuenta que afloran otro sinnúmero de problemas. En el caso nuestro, han aparecido dificultades operacionales, logísticas y también tecnológicas. Por lo que uno tiene que tratar de ir un paso adelante, y eso es muy difícil. Nadie tiene la fórmula secreta, existen muy buenos consejos, mentores y casos de éxitos, pero la fórmula secreta no existe.Todos los emprendimientos son diferentes y todos los emprendedores tienen virtudes distintas.

¿Y los  beneficios?

Muchísimos. Un mentor una vez me dijo que para escalar a otro país no tienes que esperar ni siquiera a tener un mínimo de ventas o estar en tu punto de equilibrio para escalar simplemente hay que querer hacerlo, hay que buscar la forma y los recursos. Si tu proyecto, servicio o emprendimiento tiene tracción, crece, tiene usuarios y recurrencia, hay que buscar cómo escalarlo. El beneficio es enorme, porque te genera posicionamiento, consolidación de marca y puedes transformarte en un  un referente dentro de una industria súper novedosa, como la industria automotriz digital que hoy día se está desarrollando poco a poco, y siento que somos parte de esa transformación.

¿Qué nos puedes adelantar sobre tu participación en la Charla Internacional: “Internacionalización de negocios: acelerando el impacto mundial”? ¿Cuáles serán tus temas centrales?

Voy a tratar de ser lo más práctico posible. Creo que todos los que emprendemos y nos sometemos al rigor del ecosistema, a estudiar un sinnúmero de conceptos y tecnicismos económicos, de marketing, comerciales y operacionales,  podemos hacerlo ya sea en una buena incubadora, como es el caso mío en Chrysalis, o en una aceleradora o con algún mentor.

Por lo mismo, más que los conceptos, mi charla se enfocará en la práctica, con la vista y la mirada de un emprendedor que lo ha sido toda la vida. Yo he emprendido en distintos rubros, me ha ido bien, me ha ido mal, he tenido éxito, he fracaso rotundamente y eso es un poco lo que quiero transmitirle a las personas que estarán en la charla, para que entiendan que internacionalizar un proyecto va de la mano con la piel del emprendedor.

Quiero aconsejar y transmitir todas las vivencias que hemos tenido, los éxitos y los fracasos, para que entiendan que para escalar tu negocio de manera internacional primero tienes que creer en él y, en segundo lugar, tienes que atreverte a dar ese paso y asumir ese riesgo. Ese es el punto de partida, el resto va apareciendo de a poco.

¿Qué te parece que se realicen eventos como Conecta Pacifico, que busca promover la aceleración e internacionalización de negocios en y desde Latinoamérica al mundo?

Que se realice Conecta Pacífico me parece una idea genial. Soy un amante del ecosistema y llegué a Chrysalis siendo un emprendedor bruto; sin embargo, actualmente siento que soy un emprendedor un poquito más letrado. Buscar la combinación de ambas cosas puede llevar proyectos e ideas a muy buenos niveles y muy buena escala. Iniciativas como Conecta Pacífico, que buscan enlazar, conectar, difundir, mentorear a los emprendedores y a los proyectos, son vitales y juegan un rol primordial.

Yo transito por un sinnúmero de actividades del ecosistema y me doy cuenta que los emprendedores necesitan del apoyo, de la visión, de ese consejo constante, porque a veces estás tan inmerso en tu emprendimiento que no te detienes a analizar las cosas. Por lo que actividades como Conecta Pacífico permiten unir a los emprendedores con el ecosistema y creo que es algo que se tiene que hacer siempre, se debe fortalecer e invertir, para que más emprendedores sigan creyendo y teniendo apoyo desde las instituciones que prestan este tipo de servicios.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn